lunes, 25 de mayo de 2009

FUENSANTA GÁMEZ




H ay escritores, ya sea profesionales o aficionados, que transforman en poesía sus vivencias y anécdotas, impregnándolas de un sentimiento capaz de conectar con el lector. Y más aún, cuando se tiene la suerte de conocer a quien escribe, y saber que se trata de una persona GRANDE, en todos los sentidos, por no decir superior. Es el caso de Fuensanta Gámez, cascabel en la infancia, castañuelas en la juventud, y musicalidad en la mirada repleta de ilusiones en la madurez. Nuestra madre.

LA TARTA

Yo no soy una “maría”

ni tampoco “marujona”,

pero se presenta un día…

y ¡plaf!, se cae la corona

de laurel que te ceñía.


Este introito viene a cuento

porque se trata de un tema,

que yo no busqué, ¡y lo siento!

pues me ocurrió en Santa Gema

¡buena heladería por cierto!


El día quince de agosto

que mi santo celebraba,

con gran fruición y gozo,

fui por una tarta helada,

que con fervor amoroso,

una amiga me obsequiaba.


Me acerqué a pasito lento

para pedirla en su nombre,

y a mi izquierda ¡un bulto fiero!

metido en ropa de hombre,

saltó… ¡yo estaba primero!


Me dirigí al insolente

y le espeté… ¡ay! Perdone,

soy miope como usted,

sólo que no llevo lentes

y usted usa cristal de Arqués.


Yo creí que era un señor

de los de aquellos de antaño,

pero ¡sí! ¡sí! ¡qué fracaso!

un cimbel con pantalón,

y gafas culo de vaso.


Amigo, aguce la vista

y distinga a una señora,

¡pica usted como una avispa!

¡y no tenga tanta prisa…!

que luego el tiempo se añora.


El atento dependiente,

de risa miraba al suelo,

me atendió con fino esmero,

y allí se le quedó el cliente

que dijo estaba primero.


Dice un refrán muy certero

que donde las dan las toman,

¡sea cortés con las señoras

y serás un caballero!


(Pinturas de Marian)

2 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hoy por primera vez, he tenido la suerte de entrar en su blog.
Me han encantado sus pinturas o cuadros.
La he conocido, a través de los blogs que sigue mi amiga Higorca.
Saludos cordiales.Montserrat

Marian dijo...

Gracias por tu comentario, Montserrat, y sé bienvenida a estas páginas. Lo que deseamos es que nuestra pintura transmita alegría a través del color.
Saludos.