martes, 4 de diciembre de 2007

CÓDICES AZTECAS






Los códices son manuscritos que dejaron informaciones sobre las costumbres y los acontecimientos religiosos, políticos y sociales de los aztecas. Son documentos pictográficos donde se fijaron los conocimientos, los mitos y las creencias de los antiguos pueblos. Así, podemos conocer los avances culturales y científicos, las creencias religiosas, los rituales o el sistema económico.
Después de la conquista y hasta el siglo XVIII los aztecas siguieron pintando códices que trataban, por ejemplo, de la conversión a la religión cristiana o de los problemas sociales. Son los códices coloniales.
Las personas que fijaban lenguas y culturas indígenas tenían que poseer ante todo cualidades de pintores o dibujantes, y conocimientos profundos de su propia lengua, el nahuatl. Podían ser hombres y mujeres. La condición esencial era que se revelaran poseedores de esas cualidades artísticas: se les instruía en la lengua y el saber de su época, y se especializaban en algún tema específico. Se les llamaba tlacuilos porque escribían pintando. En conclusión, los tlacuilos eran muy importantes, porque fijaban el saber y lo perpetuaban.
En la época prehispánica, los códices cumplían con una importante función social. El calendario religioso o tonalpohualli, además de señalar las fiestas de los dioses y sus ritos, servían para pronosticar el futuro del recién nacido, deteminar las fechas de las ceremonias religiosas, fijar el principio favorable de una guerra. Los planos y mapas eran también catastros y censos que registraban la propiedad colectiva y el usufructo familiar agrícola, Los códices de tierras legalizaban la propiedad.
En el presente, los documentos indígenas tradicionales han servido de base para establecer pruebas legales y títulos para demostrar la propiedad territorial de los pueblos mexicanos.

Marian