sábado, 25 de abril de 2009

ALGUNOS SÍ SON PROFETAS EN SU TIERRA












Es el caso del pintor Santiago Fernández Aragüez, que ayer recibió un merecido homenaje. Se trataba de inaugurar un edificio de usos múltiples en la Residencia Andalucía de la Universidad Laboral de Málaga, donde había sido profesor hace años, y que lleva su nombre.
Fue un acto memorable.

Comenzó con unas palabras de presentación del autor, por parte de antiguos compañeros del centro, breves palabras pero muy sentidas. También habló Santiago, que se notaba muy emocionado de encontrarse allí, después de tanto tiempo.

A continuación tuvimos la suerte de escuchar una “big band” en un lugar de ensueño, un anfiteatro, pero moderno, rodeado de vegetación y trinos de pájaros. Interpretaron numerosas canciones de jazz y blues, algunas de ellas cantadas por Eva, una maravillosa voz negra, aún siendo blanca.

Cuando terminó la actuación, pasamos al edificio a contemplar las numerosas obras que ha donado Aragüez, algunas de ellas ya estaban allí hace años, por ejemplo las plumillas, que por cierto son preciosas. Mucho colorido en sus pinturas, como ya nos tiene acostumbrados y que tal vez sea una de sus señas de identidad. Pudimos deleitarnos también con unos geniales collages que nos asombraron, y algunas esculturas muy originales.
Más tarde pasamos a degustar variadas viandas, propias del evento, la presentación de los platos y un sabor inigualable. Todo ello con una sorpresa, el vino, embotellado por una bodega de Álora, tenía en sus etiquetas una obra del maestro Aragüez.
Fue una preciosa noche, digna de aquellas que contaba Sherezade.

Nuestra enhorabuena, amigo Santiago.

Para ver más obras, os invitamos a dar un paseo por su web:

Marian y Virtu

2 comentarios:

Higorca Gomez Carrasco dijo...

La verdad es que en Málaga si se es profeta, me gusta y admiro esa maravillosa tierra sois verdaderamente una piña, os arropáis con fervor, conozco varios pintores de ese bendito lugar y es fantástico. Este me gusta mucho, es tremendamente colorista como ese mar que baña una tierra de ensueño. Enhorabuena por todo ello. Higorca

Marian dijo...

Gracias, Higorca, por tu nuevo comentario. En efecto es un pintor colorista, con dominio del trazo, y una dilatada experiencia como pintor, además de una gran persona a la que tenemos el honor de conocer desde hace algunos años. Algunas de sus obras cuelgan en nuestras paredes, llenándolas de color.
Saludos.