jueves, 7 de julio de 2011

LOS AUTORRETRATOS DE VAN GOGH












Como Rembrandt y Goya, Vincent van Gogh se tomó por modelo, con frecuencia a él mismo; se cuentan más de 43 autorretratos, pintados o dibujados, durante cerca de diez años de trabajo. Igual que estos maestros del pasado, se observa sin complacencia, delante del espejo. Pintarse uno mismo no es un acto anodino: se trata de una interrogante que, a menudo, desencadena los vértigos identitarios.

Así mismo, escribe a su hermana: "Busco una semejanza más profunda que la obtenida por el fotógrafo". Y más tarde a su hermano: "Dicen y me lo creo fácilmente, que cuesta conocerse a sí mismo. Pero tampoco resulta obvio pintarse a sí mismo. Los retratos pintados por Rembrandt son más que el natural, rozan la revelación".

Enfocado en busto, el artista se presenta con chaqueta, y no con la habitual bata de trabajo. Todo contribuye en concentrar la atención en el rostro. Sus rasgos son duros y demacrados, su mirada de ojeras verdes parece intransigente y ansiosa. La tonalidad dominante, verde ajenjo y turquesa claro, encuentra una oposición en su color complementario, el anaranjado fuego de la barba y del cabello.
Con la inmovilidad del modelo, contrastan las curvas ondulantes del cabello y de la barba, que encuentran un eco amplificado en los arabescos alucinatorios del fondo.


Fuente: http://www.musee-orsay.fr/es/


Marian

2 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola amigas.
Gracias por compartir estos autoretratos del gran pintor.
Yo pienso que ghoy día cpon los adelantos que hay hubiera podido vivir con muchos menos sufrimiento.
Y pensar que murió en la miseria y sus cuadros no tiene precio.
Besos, Montserrat

Yonblo dijo...

Sin duda este hombre era un mago del color. Ah, y una entrada muy interesante tanto por las fotos como por el texto que las acompaña.