martes, 28 de agosto de 2007

ARTE EN CHOCOLATE






El chocolate, además de comerlo, que está buenísimo en todas sus variantes, es un excelente vehículo para realizar obras de arte, ya sean esculpidas partiendo de un bloque, o realizadas a través de fundiciones. De forma totalmente artesanal y utilizando únicamente chocolates, se da forma a todo tipo de figuras.

Grandes reproducciones a escala de monumentos, esculturas talladas en bloques de chocolate macizos, cuadros pintados con chocolate de distintos tonos.

Buenos ejemplos de ellos son: la reproducción de la Iglesia de Santa María (compuesta por casi 5.000 piezas y con unas medidas de 1,70 mts. x 0,95 mts.) o la del David de Miguel Ángel (escultura tallada a partir de un bloque de chocolate blanco de un metro de altura).
Si unimos el aroma a la recreación de la vista, ya sólo queda saborearlo, lo que sin duda será un placer. De momento, una invitación a contemplarlo.
Marian