viernes, 24 de agosto de 2007

UN MUSEO BAJO TIERRA: EL METRO DE MOSCÚ






La decisión de construir un metro en Moscú se tomó en 1931. Para llevar a la práctica este gigantesco plan fue creado un organismo muy poderoso para su época, la Sociedad Constructora del Metro (Metrostroi).
Por primera vez en la historia mundial todas las construcciones de un ferrocarril subterráneo fueron diseñados como un conjunto arquitectónico único, una especie de museo en el que, además de los mejores ingenieros, técnicos y científicos, participaron los arquitectos y pintores más destacados del país.
Los conjuntos artísticos, solemnes y eufóricos, son adornados con estatuas y relieves, pinturas, mosaicos y vidrieras de colores. Para el revestimiento de las estaciones han sido utilizados más de veinte tipos de mármol, labrador, pórfido, granito, rodonita, ónice y otros materiales valiosos.
El resultado está a la vista.... una colosal obra de arte.

Marian