lunes, 10 de septiembre de 2007

EL ARTE DE LA PUBLICIDAD






La publicidad, al menos desde hace unos años, es arte. No toda, por supuesto, ni en todo momento. Pero es indiscutible que algunas de las campañas realizadas la proyectan verdaderos creadores. Originalidad, impacto, transmisión de un mensaje... y, por qué no, belleza.


Un ejemplo, los cigarrillos Camel. Casi sin palabras, recreación del logotipo en diversos ámbitos, y una frase sutil. A mí me gustó muchísimo cuando apareció, pero como no soy fumadora, no me afectó a otros niveles. Si lo hubiera sido, creo que hoy consumiría Camel, que es de lo que se trata.


Marian

1 comentario:

raúl dijo...

Verdaderamente el mundo de la publicidad es increíble. Estoy de acuerdo, una buena campaña publicitaria nunca debe ir reñida con el arte. Es así como entra más fácilmente por los ojos, y también por el espíritu. Un saludo malagueñas. Raúl.