jueves, 3 de julio de 2008

IMRE BAK






(Budapest, 5 julio 1939)


Es quizás el miembro más integrado de la generación de pintores surgida en los años 60. En los principios de su carrera el punto de referencia inicial pudo ser por un lado la escuela parisina (Bazaine y Manessier) y por otro el arte vanguardista húngaro.


Esta etapa de Imre Bak, en la que construyó sus espacios pictóricos a base de grandes unidades orgánicas yuxtapuestas y parecidas a manchas, duró poco tiempo. A mediados de los años 60 descubrió que su carácter pictórico necesitaba algún tipo de geometrización, superficies ordenadas y colores puros. Creó un sistema visual en el que franjas en diferentes direcciones cruzaban la superficie del cuadro, intentando organizar la superficie de alguna manera para más adelante incluso definir la forma del área del cuadro. Los elementos formales que se mueven dentro del cuadro cambian éste incluso en el sentido de determinar su contorno físico.


Este tipo de arte, llamado también “neoabstracto geométrico”, fue practicado por aquel entonces en diferentes partes del mundo. Para Bak esto significaba, siendo húngaro, ajustar los métodos formales de tal manera que expresaran tanto su intervención personal como la tradición vanguardista húngara. Esto lo encontró a través de los diferentes motivos del folclore húngaro, los cuales permitieron que las franjas móviles y serpenteantes describieran formas que recuerdan motivos de bordados u otros elementos folclóricos.


Virtu

1 comentario:

free online lottery dijo...

that's really cute..wish i had one too.