martes, 1 de julio de 2008

LA BELLEZA DE UN VOLCÁN






Cuenta la leyenda que un leñador tuvo la oportunidad de ver surgir el volcán Fujiyama y olvidó su oficio para admirar su belleza. También pudo ver que surgió un gran lago cerca del volcán al cual le dio el nombre de Buia. Fujiyama quiere decir "monte que nunca muere".


El Monte Fujiyama es un volcán de 3.776 metros de altura situado en la isla de Honsu, muy al Oeste de Tokio, se trata de la montaña más alta de la isla de Honsu y lo que se denomina el techo de Jaón.

Tuvo su última actividad el 22 de enero de 1708, y las cenizas llegaron a cubrir las calles de Tokio, a más de 100 Km del cráter del volcán.

Es un lugar visitado por los turistas y peregrinos, siendo considerado como un símbolo religioso y lugar sagrado, en el que no hay asentamientos humanos fijos.

Considerada como una montaña sagrada desde la antigüedad, su cima estuvo prohibida a las mujeres hasta el siglo XIX.


Marian