domingo, 4 de enero de 2009

MEZQUITA HASSAN II
















El versículo del Corán: “Y su trono se construirá sobre las olas”, fue el que inspiró al monarca Hassan-II de Marruecos, para la elección del lugar donde debería edificarse la mezquita.
La idea de erigir la obra fue tomada por el rey en el año 1986. El templo, realizado por el arquitecto francés Michel Pinsau, fue inaugurado en 1993 el día del nacimiento del profeta Mohammed.
La designación de Casablanca como sitio de construcción fue decidida por el rey Hassan II, ya que, según sus palabras, la capital del poder económico debía de poseer un emblema que la distinguiera sobre las demás poblaciones del país.
Es la segunda mezquita más grande del mundo, después de la Meca. El exterior de la mezquita ocupa cerca de treinta mil metros cuadrados y puede albergar a unas 90.000 personas. El pavimento está realizado con mármol y granito. Las puertas de entrada al templo son de cobre y estaño, y las fachadas están cubiertas de mármol esculpido, pulimentado y mosaicos.
Con una altura de 210 metros, su minarete es el más alto del mundo y puede verse desde kilómetros a la redonda. En su interior hay espacio para albergar a 25.000 devotos.
La mezquita también incluye un número de toques modernos: fue construida para resistir terremotos, y tiene un suelo con calefacción, puertas eléctricas, un techo corredizo, y láser que brilla en la noche del minarete hacia Meca.
El edificio está ubicado grandiosamente sobre un promontorio que se alza sobre el Atlántico. Es la única mezquita de Marruecos que está abierta a los no musulmanes.
¿Qué tal si la visitamos?
Marian