lunes, 16 de febrero de 2009

Leoš Janácek
















Leoš Janácek (Hukvaldy, 3 de julio de 1854 – Ostrava, 12 de agosto de 1928) fue un compositor checo. Estudió música en el Conservatorio de Berlín y al regresar a su país desempeñó el cargo de organista en Brno y también el de profesor en el Conservatorio de Praga. La producción más importante de Janácek es tardía: encontró su estilo personal a los 50 años, con la ópera Jenufa (1904), y a partir de ese momento compuso importantes obras en muchos géneros. A este periodo maduro pertenecen sus mejores obras para piano, obras de cámara, la Misa Glagolítica o la Sinfonietta. También tiene importantes recopilaciones de canciones populares eslavas, y música para coros. En la actualidad Janacek es considerado como uno de los grandes renovadores de la ópera del siglo XX. Muchos consideran que es el compositor checo más importante de principios del siglo XX.
No es fácil clasificar las obras de Janácek en un estilo concreto, pues su música es muy personal. En sus primeras obras se detectan influencias de la música alemana, pero pronto incorpora a su música el conocimiento que tenía de la música popular checa y eslava en general. Sus obras maduras muestran una construcción a base de pequeños motivos formados por pocas notas, que se repiten constantemente, apoyados en un uso sorprendente de la armonía y con ritmos casi siempre irregulares y asimétricos. En sus óperas incorpora los recursos fonéticos de forma muy original, y el uso que hace de la instrumentación orquestal es de gran originalidad, consiguiendo a veces impresionantes escenas de una enorme expresividad. El lenguaje inconfundible de Janácek le permite asimilar recursos tanto de la música francesa (Debussy) como de la vanguardia vienesa (Berg), sin perder su originalidad.
Vídeos:

Virtu