viernes, 12 de febrero de 2010

RAÚL SOLDI








Raúl Soldi nació en Buenos Aires en 1905 y fue el segundo hijo de una familia italiana, apasionada por la música. A los 18 años emprende un viaje a Europa, y en Venecia se apasiona por los grandes pintores del Renacimiento. Vuelve a Italia al año siguiente y comienza a estudiar pintura en la Academia Brera, de Milán.
En 1932 regresa a Argentina pero su obra no es reconocida por el Salón Nacional. Se dedica a ilustrar libros y hace trabajos como escenógrafo y vidrierista.
Sólo a partir de 1950 podrá vivir de su pintura y en aquellos años empieza con el período más significativo y acabado de su obra: el período de los murales, en la Capilla de Glew (1953-74), en la Galería Santa Fe (1956-64) y en la cúpula del Teatro Colón (1966). En 1968 viaja a Tierra Santa, donde pinta un fresco dedicado a la Virgen de Luján en la Basílica de la Anunciación, en Nazaret. En 1970 el Museo Vaticano de Arte Contemporáneo incluye una de sus obras, "La Virgen y Sta. Ana".
Muere en Buenos Aires, a los 89 años, el 21 de abril de 1994.

Virtu

5 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola amigas:

El cuadro de las damas tocando el arpa, es el que más me gusta.
Todos los encuentro de una gran finura.

Un abrazo desde Valencia.Montserrat

Fernando. dijo...

Colgaría cualquiera de ellos en mi casa, especialmente el retrato de mujer con flores. Muchas gracias por vuestro trabajo. Un abrazo.

Virtu y Marian dijo...

Nos alegra que te guste, Montserrat. El de las damas tocando el arpa es ,en efecto, muy armonioso en las formas y el color, también nos gusta mucho.
Un abrazo.

Virtu y Marian. dijo...

Ya nos gustaría poder colgar también alguno en nuestras casas, Fernando, pero por ahora nos tenemos que conformar con admirarlos en la red.
Un abrazo también para ti.

chabela dijo...

Gracias por colocar las obras y recordar a este gran artista. Lamento reconocer que en mi país muchos grandes del arte no con reconocidos a tiempo y otros muchos más desperdiciados.
Cuán grande el error!
Cariños
chabela