domingo, 3 de abril de 2011

GRUYÈRE… ALGO MÁS QUE UN QUESO











El queso gruyere es conocido en muchísimos lugares, lo hemos degustado en múltiples ocasiones, pero tal vez no se conozca el lugar de donde procede. Es la entrada de hoy, a la que acompañan algunas imágenes extraídas de Internet.


La pintoresca ciudad medieval de Gruyere está situada en el distrito del Cantón de Friburgo en Suiza, presidida por un precioso castillo con sus majestuosas torres que impactan sobre el pequeño poblado de Gruyere.


Famosa en todo el mundo por su queso gruyere, es un destino turístico digno de conocerse en Suiza, por su encanto, su arquitectura medieval y los bellísimos paisajes alpinos que la rodean.


Visitar el Castillo de Gruyere, emplazado en lo alto de una colina, cerca del Museo R. H. Ginger, es retroceder a través de ocho siglos de arquitectura, historia y cultura. El castillo, construido durante el siglo XIII, y fue el hogar de una larga sucesión de la familia de los Gruyeres, quienes al tener dificultades financieras se declararon en bancarrota en 1554.


La historia cuenta que sus acreedores de las ciudades de Friburgo y Berna se hicieron cargo de la fortaleza. Entonces, el castillo se convirtió en la sede de los agentes judiciales de Friburgo (1555-1798) y residencia de los prefectos hasta 1848. Luego se convirtió en propiedad de las familias Bovy y Balland, quienes lo restauraron.

El Estado de Friburgo compró el castillo en 1938 y se abrió un museo con exposiciones permanentes y temporales que recuerdan su historia.


Gruyere dispone de muchos atractivos para los visitantes, además de lo ya citado, como por ejemplo: La Casa del Gruyere, donde se puede degustar y presenciar la elaboración de este delicioso queso de tradición ancestral.


Gruyere es uno de esos lugares que son ideales para recorrerlo tranquilamente a pie, disfrutando de su arquitectura, de sus tranquilas callejuelas rodeadas de verdaderas joyas históricas, con cafés al aire libre, locales donde adquirir souvenirs, restaurantes donde poder disfrutar de sus típicos platos elaborados a base de queso gruyere, y un extraordinario paisaje.


Un excelente destino para las próximas vacaciones.


Marian

4 comentarios:

Ana Márquez dijo...

No cuesta nada imaginarse a una dama medieval con un cucurucho envuelto en sedas sobre la cabeza, esperando a su caballero desde las almenas del castillo :-) Precioso.

Gracias!

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Maravilloso lugar y un queso delicioso.
Abrazos

Marian y Virtu dijo...

Sí que es precioso, por el lugar y por el entorno. Algo parecido a lo que comentas se siente al pasear por las calles de Toledo. Gracias por el comentario, Ana.
Un abrazo.

Marian y Virtu dijo...

En efecto, querida Higorca, un queso excelente. Ya me gustaría tomarlo "in situ".
Un abrazo.