martes, 30 de septiembre de 2008

PINTAR ES UN PLACER...






La pintura naif se caracteriza por ser colorista, ingenua, sin reglas. Es un modo de expresión propio, personal y carente de conocimiento de las normas técnicas de la pintura. Es practicada por artistas autodidactas dotados de un sentido plástico natural.

Es un arte nato y espontáneo, sin mensajes. Se trata de plasmar un recuerdo, un sueño, un paisaje, sin academicismos, tal como surge del alma, de forma intuitiva.

Los resultados suelen ser bonitos por la afectividad y frescura que se desprenden de las obras.


He aquí algunos ejemplos. Paisajes soñados.


Virtu y Marian