viernes, 26 de diciembre de 2008

RETABLOS
















La palabra retablo viene del latín, retro tabularum, o ‘tabla que se coloca detrás’. Es una compleja estructura —en la que se conjugan la arquitectura, la escultura y la pintura—, dispuesta delante del muro de cierre de una capilla, encima del altar. Tiene su origen en la antigua costumbre litúrgica de colocar para su adoración, reliquias o imágenes de santos sobre los altares. Lo más común es que para su estructura se emplee la madera, (pino, castaño, peral, roble, nogal y tejo); pero no son extraños tampoco aquéllos construidos en piedra, alabastro, mármol y otros materiales duros y semipreciosos como el lapislázuli y la malaquita.
Los retablos suelen ser de una belleza impresionante, y a veces pueden pasar desapercibidos porque no están en los museos.
¿Qué tal si nos damos una vueltecita por iglesias y catedrales para recrearnos en estas grandiosas obras?
Marian