sábado, 6 de diciembre de 2008

UN CIELO ESPAÑOL PARA LA ONU
















Trece meses, 35.000 kilos de pintura y una polémica después, la nueva "Capilla Sixtina del s.XXI", creación del artista español Miquel Barceló, ha sido inaugurada en el Palacio de Naciones de la ONU, en Ginebra (Suiza). Un mar de estalactitas y color. Una inmensa cúpula que ha despertado enconadas oposiciones por el costo al que ha ascendido su ejecución, así como por el origen de parte de los fondos.
En 2007 la Fundación ONUART, constituida con el objetivo primordial de "promover el diálogo a través del arte contemporáneo español", así como "favorecer el entendimiento entre culturas y sociedades, y estimular el multilateralismo en Ginebra", comisionó a Miquel Barceló la decoración de la Sala XX de la sede que las Naciones Unidas posee en Suiza. Un proyecto para el que el artista fue seleccionado por un jurado internacional de entre varios candidatos y que, tras algunos problemas iniciales, ha sido dado por finalizado este mes de noviembre de 2008 con una mediática inauguración a cargo de los reyes de España el pasado día 18. Un trabajo que ha durado trece meses y para el que Barceló ha contado con un equipo de 20 personas, entre científicos de partículas, ingenieros, arquitectos y restauradores de patrimonio, que le ha ayudado a cubrir la flamante y recientemente construida estructura de aluminio reforzada de la cúpula con un mar de estalactitas y colores. (Artelista.com).
Ante unos 700 invitados, el Rey Don Juan Carlos elogió la "indudable belleza creativa y fuerza expresiva" de la cúpula de 1.400 metros cuadrados pintada por el artista mallorquín y convertida en un mar colorista de estalactitas.La pintura se agrupa en determinados puntos asemejando un papel arrugado que crea un efecto de ola.
Durante la ceremonia de inauguración de la sala no se produjo referencia alguna a la polémica generada por el coste de la obra de arte, que se ha cifrado en 18,5 millones de euros, con un 10 por ciento de desviación autorizada (en total unos 20 millones de euros), según informó la Fundación ONUART, encargada del proyecto. Lo que sí se sabe es que el Estado español aporta 7,4 millones de euros, de los que casi cinco proceden del presupuesto del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y el resto de Comunidades Autónomas.(Diario La opinión de Málaga) Al margen de la polémica, es indudable que se trata de una obra colorista y de gran envergadura.





Virtu