jueves, 6 de mayo de 2010

DUBROVNIK, LA PERLA DEL ADRIÁTICO











Dubrovnik es una bella ciudad costera de Croacia, conocida como la Perla del Adriático por su gran riqueza artística e histórica, por lo cual está declarada Patrimonio de la Humanidad.

Durante los siglos XV y XVI, Dubrovnik, una pequeña franja de la costa y las islas cercanas, formaban la denominada República de Ragusa, un próspero Estado que competía con Venecia y otras grandes metrópolis costeras por el control del comercio en el Mediterráneo. Fue la época dorada de la ciudad, que tenía una de las flotas navieras más importantes de Europa, y consulados marítimos en más de 50 ciudades del Mediterráneo y del mar Negro. Desgraciadamente, un terremoto en 1667 la convirtió en un montón de ruinas y sólo dos edificios, el Palacio Sponza y el Palacio del Rector, junto con las murallas, sobrevivieron íntegros a la catástrofe. El resto de edificios góticos y renacentistas casi desaparecieron o quedaron muy dañados, y la ciudad fue reedificada según la moda del momento, el barroco. La guerra de independencia de Yugoslavia, en pleno siglo XX, volvió a golpear Dubrovnik a principios de los 90, y de nuevo sus habitantes volvieron a restaurarla para que la ciudad, en una auténtica lección de supervivencia, volviera a ser lo que siempre había sido: la maravillosa “Perla del Adriático”.

Otro destino para las vacaciones, vamos a ir echando unas quinielas, a ver si acertamos.

Marian

4 comentarios:

Fernando dijo...

Preciosa ciudad y preciosas fotografías. Creo que ya nunca podré visitar esta maravillosa ciudad, pero este recuerdo que nos has traído es de muy agradecer. Un saludo cordial.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Pintoresco y mágico, muy bello para pasar unas vacaciones.

Un montón de besos

Marian y Virtu dijo...

Gracias por el comentario, Fernando, y ciertamente hay lugares donde nunca iremos, y al menos podemos visitarlo a través de imágenes.
Saludos cordiales.

Marian y Virtu dijo...

Sí que es bonito, querida Higorca. Un amigo soñó con una ciudad maravillosa, hace muchos años. Y la semana pasada descubrió, casualmente, que la ciudad de sus sueños existía... era la Perla del Adriático.
Muchos besos.