jueves, 23 de julio de 2009

BELLEZAS Y MONUMENTOS : LA FORTALEZA BELGRADENSE












La Fortaleza belgradense es una de las siete fortificaciones construidas a orillas del Danubio en Serbia. Se halla sobre la desembocadura del rio Sava al Danubio, confirmando la importancia de esta encrucijada fluvial de caminos, culturas e influencias económicas y políticas entre el Oriente y Occidente.

La Fortaleza belgradense, rodeada por el parque Kalemegdan en el delta del Sava al Danubio, ocupa un puesto dominante en la ciudad. Se construyó entre los siglos II y XVIII . Es la mayor fortificacion de la ciudad, testimonio de las tendencias de la arquitectura militar europea en los pasados dos milenios.

Durante el segundo siglo esta fortaleza se utilizó como uno de los numerosos campos militares de los legionarios establecidos a lo largo de la frontera del Imperio Romano. Resistia los ataques de los invasores hasta el siglo VII cuando, sobre sus escombros se levantó el primer poblado eslavo denominado Beli Grad (ciudad blanca). Durante el siglo XII la fortaleza era el castillo y palacio del gobernador serbio Stefan Lazarevic.

La reconstrucción más importante se hizo a comienzos del siglo XVIII en época de la monarquía de los Habsburgs y entonces era una de las fortalezas más fuertes de Europa. La Fortaleza belgradense perdió su función después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el ejército abandonó sus murallas.

Dentro de la Fortaleza se encuentran el Museo Militar, la galeria del Museo de Historia Natural, asi como un bello edificio del Instituto para la protección de monumentos culturales, construido en el siglo XIX para las necesidades del ejército serbio. La atención de los visitantes recae sobre la Torre Sahat del siglo XVIII y estilo barroco, de aproximadametne 30 metros de altura cuyo reloj todavia marca las horas.

La Fortaleza belgradense debe recorrerse con un guia para enterarse de algunas historias interesantes. El monumento al Vencedor, obra del escultor Ivan Mestrovic del año 1928, se levantó en honor al Frente de Salonica.
En su proximidad se encuentra el Pozo Romano de 60 metros de profunidad.
Son interesantes tambien las leyendas sobre la existencia de pasillos subterráneos debajo del cauce del Danubio.
En época de los turcos en la Fortaleza habia un calabozo en el que perdió la vida, entre otros, el revolucionario y poeta griego Riga de Fere.

Merece la pena visitarlo. ¿Os animáis?

Virtu

3 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

!Que invitación, mas bonita¡
De momento me conformo en visitar vuestro blog.
Gracias por publicar estas fotos.
Un abrazo.Montserrat

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Estais esplendidas ante esas maravillas europeas, es prcioso y antiguo, algo parecido a nuestra querida piel de toro. Felicidades

Virtu y Marian dijo...

Pasear por la fortaleza es trasladarse al pasado, vivir en otra época, imaginar...
Ya lo creo que merece la pena estar allí, como en tantos lugares que nos hacen evocar otros tiempos, otras vidas.
Un abrazo, amigas.