miércoles, 11 de julio de 2007

LA FOTOGRAFÍA COMO ARTE





La fotografía no siempre fue considerada un arte. Su integración al arte fue un proceso que comenzó con los fotógrafos retratistas. El retrato fotográfico tuvo gran acogida como alternativa al retrato pintado ya que era mucho más barato. Así pues, gran cantidad de pintores decidieron convertirse en fotógrafos retratistas para sobrevivir, como por ejemplo Félix Tournachon, Gustave Le Gray y Bisson. Fue el primer paso de la fotografía al medio artístico.


A mediados del siglo XIX apareció una nueva tendencia artística, el naturalismo, centrada en la objetividad, buscando imitar la realidad y la naturaleza con un alto grado de perfección. El naturalismo dio a la fotografía una verdadera importancia en el arte ya que al imitar de una forma casi perfecta la realidad, superaba ampliamente a la pintura en este aspecto. El desarrollo de la fotografía en esa época, basado en juegos de luces y sombras, dio origen a fotos con marcada significación estética, lo que llevó a una mayor aproximación de la fotografía al arte.


Más adelante, los pintores descubrieron la manera de proyectar una imagen sobre una película de papel con aceite. Eso les permitía tomar notas rápidamente, lo que coincide con el auge del realismo en la pintura. El impresionismo en la pintura tuvo un gran efecto en la fotografía.


Luego se descubrieron técnicas usando clara de huevo, que hacían posible que la imagen se quedara grabada en el papel, y se fue perfeccionando gracias a la experimentación con materiales alternativos. Pronto fue posible tener una caja con un papel fotosensible oculto de la luz, un cañón con el que enfocarla, y un obturador para hacer pasar la luz el tiempo suficiente para que impresionara a la película.


En la actualidad, la fotografía artística , tiene un carácter muy subjetivo, y la manipulación de las imágenes se ha convertido en una herramienta fundamental en su expresión artística.